Si tienes un negocio, es esencial que comprenda los flujos de efectivo para asegurarte de que tu empresa sea rentable y tenga suficiente capital disponible.

Tu flujo de caja neto puede cambiar de mes a mes, por lo que es importante calcularlo regularmente para tener una imagen precisa del éxito de su negocio.

El flujo de efectivo neto es la diferencia entre los pagos en efectivo y los recibos de efectivo de una empresa.

Generalmente se calcula mensualmente y lo encontrarás en el estado de flujo de efectivo de la compañía.

Resultado de imagen para flujo de caja neto

Si una empresa tiene un flujo de caja neto fuerte y positivo mes tras mes, se considera que es financieramente fuerte, al menos a corto plazo.

Si, por otro lado, tiene un flujo de caja débil o incluso un flujo de caja negativo (está perdiendo dinero), entonces es financieramente débil e incluso puede estar en peligro de quiebra.

El flujo de caja neto proporciona los fondos que una empresa necesita para expandirse, para invertir en investigación o en nuevos equipos o para pagar dividendos o reducir la deuda.

Y al conocer bien el comportamiento de tu flujo de caja te dará una idea de qué tan viable y / o necesario sería el recurrir a un financiamiento para PYMEs.

Si todo va bien y estás financieramente fuerte, te puede ayudar a crecer, por el contrario te encuentras  financieramente débil te puede servir para darte un impulso siempre y cuando realices un buen plan de trabajo.

a) Cálculo

Aunque puedes encontrar el flujo de efectivo neto en los estados de flujo de efectivo de las empresas, calcular el flujo de efectivo neto es simple.

Solo necesitas saber cuánto ingresó una empresa y cuánto pagó en un período determinado. Aquí está la ecuación:

Flujo neto de efectivo = Recibos de efectivo – Pagos en efectivo (durante un período de tiempo)

Resultado de imagen para cómo calcular el flujo neto de mi empresa

Otra forma de ver el flujo de efectivo neto es considerar el Estado de Flujos de Efectivo y sus tres partes diferentes: que incluyen: Flujos de Efectivo de Actividades Operativas, Flujos de Efectivo de Actividades de Inversión y Flujos de Efectivo de Actividades de Financiamiento.

Cuando desarrollas el estado de flujos de efectivo, el total es el flujo de efectivo neto de la empresa.

Llega a esta respuesta agregando los resultados de cada una de las tres partes diferentes de la declaración:

Flujos de efectivo netos = Flujos de efectivo de actividades operativas + Flujos de efectivo de actividades de inversión + Flujos de efectivo de actividades de financiamiento

b) Flujo de caja neto bajo o negativo

Como se describió anteriormente, una empresa que tiene un flujo de caja neto débil o un flujo de caja neto negativo podría estar en problemas.

Resultado de imagen para empresa saludable

Sin embargo, aunque una empresa no puede mantener un flujo de caja neto deficiente por períodos indefinidos, unos pocos meses de este tipo de resultados pueden no ser una señal de peligro, especialmente si hay una buena razón para los resultados.

Por ejemplo, una empresa podría tener un flujo de caja neto bajo porque está invirtiendo en nuevos equipos caros o está pagando por una nueva planta de fabricación.

En estos casos, el potencial alcista una vez que el nuevo equipo o instalación comience a generar ingresos puede ser mayor que la desventaja de un balance temporalmente deficiente.

Sin embargo, un flujo de caja neto que se está reduciendo mes tras mes podría indicar una caída en las ventas o una disminución en el margen de beneficio, lo que obviamente no son buenas señales para un negocio.

Si estás administrando un negocio, asegúrate de comprender cómo calcular el flujo de caja neto para asegurarte de que tu negocio sea tan rentable como crees que es.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *