Las personas con diabetes no pueden procesar la glucosa, la principal fuente de energía del cuerpo, de manera efectiva.

Normalmente, después de una comida, los carbohidratos se descomponen en glucosa y otros azúcares simples.

Esto hace que aumenten los niveles de glucosa en la sangre y estimula el páncreas a liberar insulina en el torrente sanguíneo.

La insulina es una hormona producida por las células beta en el páncreas.

Regula el transporte de glucosa a la mayoría de las células del cuerpo y trabaja con glucagón, otra hormona pancreática para mantener los niveles de glucosa en la sangre dentro de un rango estrecho.

Si alguien no puede producir suficiente insulina o si las células del cuerpo son resistentes a sus efectos (resistencia a la insulina), entonces se transporta menos glucosa de la sangre a las células.

Los niveles de glucosa en sangre permanecen altos, pero las células del cuerpo “mueren de hambre”.

Resultado de imagen para diabetes

Esto puede causar problemas de salud a corto y largo plazo, dependiendo de la gravedad de la deficiencia y / o resistencia a la insulina.

Los diabéticos generalmente tienen que controlar sus niveles de glucosa en sangre diariamente y con el tiempo para evitar problemas de salud y complicaciones.

El tratamiento, que puede incluir dietas especializadas, ejercicio y / o medicamentos, incluida la insulina, tiene como objetivo garantizar que la glucosa en sangre no suba ni baje demasiado.

Un nivel de glucosa en sangre muy alto (hiperglucemia aguda) puede ser una emergencia médica.

El cuerpo trata de eliminar el exceso de glucosa en la sangre al expulsarla del sistema al aumentar la micción.

Este proceso puede causar deshidratación y alterar el equilibrio electrolítico del cuerpo, ya que el sodio y el potasio se pierden en la orina.

Resultado de imagen para glucosa diabeticos

Con una deficiencia severa de insulina, la glucosa no está disponible para las células y el cuerpo puede intentar proporcionar una fuente de energía alternativa al metabolizar los ácidos grasos.

Si no se controla, la hiperglucemia aguda puede provocar deshidratación severa, pérdida de conciencia e incluso la muerte.

Un nivel muy bajo de glucosa en sangre (hipoglucemia), a menudo como resultado de un exceso de insulina, también puede ser mortal.

Puede provocar hambre, sudoración, latidos cardíacos irregulares y rápidos, confusión, visión borrosa, mareos, desmayos y convulsiones.

Un nivel de glucosa en sangre muy bajo puede provocar con bastante rapidez un shock de insulina y la muerte.

Los niveles de glucosa que aumentan con el tiempo y se vuelven crónicamente elevados pueden no notarse inicialmente.

El cuerpo intenta controlar la cantidad de glucosa en la sangre aumentando la producción de insulina y eliminando la glucosa en la orina.

Los signos y síntomas generalmente comienzan a surgir cuando el cuerpo ya no puede compensar los niveles más altos de glucosa en la sangre.

La glucemia alta crónica puede causar daños a largo plazo a los vasos sanguíneos, nervios y órganos en todo el cuerpo y puede conducir a otras afecciones como enfermedad renal, pérdida de visión, derrames cerebrales, enfermedades cardiovasculares y problemas circulatorios en las piernas como el pie diabético.

El daño causado por la hiperglucemia es acumulativo y puede comenzar antes de que una persona sepa que tiene diabetes.

Cuanto antes se detecte y se trate la afección, mayores serán las posibilidades de minimizar las complicaciones a largo plazo y sobre es importante disminuir los riesgos y contar con un cuidado de heridas a la altura de las necesidades de una persona con este padcimiento.

Fuentes: Youtube | hcmedical.com.mx; accu-check.com.mx; academia.edu; archives.diabetes.org

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *