Vaya, puede ser un proceso parecido a un duelo el descubrir que no fuiste aceptado en la universidad de primera elección en la que hayas puesto tu meta.

Este proceso puede ser difícil y sí, lo entiendo, solo que no dejes que este resultado te defina, te limite o te detenga.

Este es un proceso, si no pasaste en el primer intento, la misma universidad te puede ofrecer una segunda ronda para ingresar.

Por ejemplo en la UNAM, puedes perfectamente tomar un curso UNAM 2020 para estar mucho mejor preparado para una segunda oportunidad si es que en la primera fuiste no aceptado.

Resultado de imagen para rechazado universidad

Aquí mi primer punto es que no te detengas ante el rechazo. Un resultado aún peor sería dejar que la decepción obstaculice tu decisión que aún tienes que tomar.

Sabemos que algunas escuelas son altamente selectivas con tasas de aceptación de un solo dígito.

Pero en la mayoría de las universidades, las probabilidades generales de admisión son buenas.

Y además, si has seguido un plan de acción debes tener en tus puntos alternativas B y C para continuar adelante.

En muchos de los casos, el hecho de que no hayas sido aceptado no es precisamente por tu falta de conocimientos, es por la presión del mismo examen.

En otras es por el desconocimiento de cómo abordar un examen de este tipo y si hay una combinación de ambas, entonces es lógico que se refleje en un resultado no suficiente.

Pero qué pasaría si ya con la experiencia vivida pones en perspectiva qué paso y lo escribes con puntos claros contestando a preguntas como:

  • ¿Tuviste problemas de conocimientos? Si hay un sí ¿cuáles?
  • ¿Te faltó tiempo para contestar?
  • ¿Existían preguntas confusas?

Este tipo de análisis solo nos pone en perspectiva que hay que trabajar en otras aristas como:

  • El manejo del tiempo en un examen de ingreso
  • Cómo descifrar las preguntas confusas y qué hacer cuando aparecen y la mejor parte…
  • Si ya identificaste que hubo temas que no los tienes sólidos, será mucho más dirigida una preparación para una segunda oportunidad

Cuando ves las cosas con objetividad y no como víctima, este resultado te arroja muchas más posibilidades para mejorar.

Una derrota no significa que estas fuera, mejor tómalo como parte de tu armadura de fortalecimiento y es parte de la experiencia de las muchas cosas a las que te enfrentarás a la vida.

Si no preguntale a Jack Ma quien fue rechazado 10 veces nada más ni nada menos que de la misma universidad de Harvard y mira ahora quién es este personaje hoy en día.

Resultado de imagen para rechazado universidad

Él mismo se enfrentó a que fuera rechazado no una ni dos ni tres.. sino más de dos docenas de veces a un mismo trabajo.

¿Qué lo hace diferente… ? Que no se dio por vencido.

Sí puedes pasar por tu duelo al ser rechazado y está bien… solo no te quedes ahí, respira profundo y sigue adelante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *